¿Qué significa vivir con Fibromialgia?

¿Qué significa vivir con Fibromialgia?

A lo largo de mi experiencia profesional, he tenido que trabajar con una gran cantidad de pacientes que padecen de fibromialgia, lo que me ha permitido conocer a esta enfermedad no sólo desde la parte médica, sino también conocer como esta irrumpe en la vida de los pacientes y sus cercanos.  

La fibromialgia es un síndrome, que se caracteriza por un conjunto de síntomas, dentro de ellos está el dolor. El dolor es el síntoma más presente y el que definió inicialmente a la enfermedad, sin embargo, hay muchos otros síntomas que están diariamente en la vida de los pacientes, como la fatiga, pérdida de la memoria y concentración, vértigo, bruxismo, intolerancia al frío y al calor, alteraciones en la visión, entre otros.

El dolor en la fibromialgia, se caracteriza por ser un dolor muscular, crónico, generalizado, intenso y muchas veces sentido por los pacientes como incapacitante, ya que estos creen no poder tener el control sobre el dolor que experimentan a diario, sin embargo, a medida que van conociendo esta enfermedad y así mismo van conociendo este nuevo cuerpo, van entendiendo que sí pueden lograr tener el control de ésta, a partir de la aceptación.

Los pacientes que padecen de fibromilagia, son pacientes con un sentido muy estricto y exagerado de la responsabilidad, son quienes siempre se hacen cargo de todas las tareas, las propias y las ajenas, se agobian de trabajo porque consideran que es su deber, además asumen demasiados compromisos en el ámbito laboral o familiar y quieren cumplirlos todos aún siendo conscientes de que van más allá de su tiempo y energías, realizan esfuerzos extenuantes, llegan hasta el agotamiento físico y mental para cumplir con las obligaciones que se imponen, suelen ser perfeccionistas y también considerar que nadie puede hacer las cosas bien, por lo tanto todo lo hacen ellos. Les avergüenza pedir ayuda o favores, por no molestar a los demás, dejan de lado sus propias necesidades en pos de dedicar más tiempo y energía a las tareas, es decir, nos encontramos con pacientes que se creen y se sientes superhéroes capaces de resolver cualquier conflicto que se les presente ya sea propio o ajeno, ahí están ellos. Capaces de hacer todo y por todos, son superhéroes que no tienen límites, que todo lo pueden y que así se lo hacen ver los demás, pero como todos sabemos, los superhéroes, sólo existen en las películas, en la vida real, todo ser humano tiene sus límites, y es por esa razón que nos enfermamos, cuando no los tenemos claros.

La fibromialgia de alguna manera llega, para emitir el siguiente mensaje: “me hago presente para que te des cuente que no héroes superhéroe, que tienes limites como todos, y te hare experimentar mucho dolor cada vez que se te olvide aquello”.  Es aquí donde el paciente comienza una batalla interna, entre el/la yo superhéroe y el/la yo fibromialgia. Por un lado, los pacientes quieren seguir siendo el yo superhéroe, ya que este se configura como parte de su identidad, y no están dispuestos a dejarla ir, sin embargo, al pasar el tiempo y sentir las consecuencias en su cuerpo, deciden pedir ayuda.

Y entonces, ¿Qué significa vivir con fibromialgia?, vivir con fibromialgia, significa aprender a aceptar que mi cuerpo hoy es distinto, significa que mi cuerpo está enfermo y que necesita mayor cuidado de esta/este superhéroe. Significa que desde ahora tengo que ser superhéroe de mí. Significa que tengo que tener conciencia de que no puedo seguir sobreexplotando a mi cuerpo con esfuerzos extenuantes para cumplir con infinidades de tareas y responsabilidades que otras personas también son capaces de realizar. Significa que hoy priorizo lo que mi cuerpo y yo necesito.

Cuando los pacientes logran aceptar este nuevo cuerpo, es recién ahí cuando comienza a generarse un alivio sintomático. Antes de la aceptación, sólo existe una lucha constante, entre el anterior cuerpo sano capaz de superar todos los límites humanos y el nuevo cuerpo enfermo, esa lucha es uno de los principales gatilladores de dolor que las pacientes tienen en la actualidad.

Aceptar este nuevo cuerpo, significa elaborar un duelo, elaborar la pérdida, la pérdida del  yo superhéroe, la pérdida del cuerpo sano, por lo que, quien acepta ese desafío tendrá que vivir un duelo, es decir, vivir el dolor. Todo persona que vive un duelo, se hace cargo del dolor que trae consigo dicha pérdida, quien no es capaz de hacerse cargo de aquel dolor, tenderá a la negación, negando lo ocurrido y negando sus emociones.

La psicoterapia en este punto es fundamental, para ayudar al paciente a vivir este duelo, obteniendo nuevas herramientas, que la ayudarán a tener un cambio de estilo de vida, un estilo de vida que vaya en pos al cuidado de su cuerpo y persona.

Les saluda,

Ps. Nathalie Pincheira.

Directora de Centro de Salud Alianza.